(Internacional) La persecución religiosa provoca el aumento de desplazados

Publicado mayo 31, 2022, 10:45 am
4 mins

El hecho de que el 1% de la población mundial esté desarraigada, es una «cifra descarnada, un récord que nunca debería haberse alcanzado», dijo el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, con la presentación de las cifras. «Esto debe servir como una llamada de atención para resolver y prevenir los conflictos destructivos, poner fin a la persecución y abordar las causas subyacentes que obligan a personas inocentes a huir de sus hogares».

La cifra incluye a los refugiados y solicitantes de asilo, así como a los desplazados internos.

Los nuevos conflictos y el aumento de la violencia en los países alimentaron el éxodo de personas de sus hogares en países como Etiopía, Burkina Faso, Myanmar, Nigeria, Afganistán, la República Democrática y Ucrania. Entre ellos hay un número importante de cristianos. Todos los países mencionados, excepto Ucrania, figuran en la Lista Mundial de la Persecución de Puertas Abiertas de los 50 países donde es más difícil vivir como cristiano.

La intensificación de los conflictos y la violencia ejerce una presión adicional sobre los cristianos y otras minorías religiosas, muchas de las cuales ya se enfrentan a una gran cantidad de desafíos debido a su identidad o actividad religiosa», dijo Eva Brown, analista de persecución de Puertas Abiertas.

«La persecución religiosa por sí sola, o la combinación de muchas capas de presión, puede empujar a una persona más allá del punto de inflexión en el que siente que no tiene otra opción que huir de su hogar». A menudo hay múltiples factores de empuje. «La presión por su identidad religiosa puede verse agravada por las vulnerabilidades étnicas y de género, así como por la presión económica y los conflictos».

Afganistán, país que este año encabezó la Lista Mundial de la Persecución de Puertas Abiertas por primera vez, ha contribuido a crear una de las mayores poblaciones de refugiados del mundo.

Décadas de conflicto, inestabilidad política, problemas económicos y la toma del país por los talibanes el año pasado, han obligado a huir a al menos 2,6 millones de afganos. Aproximadamente 2,2 millones están registrados sólo en Irán y Pakistán, según el ACNUR.

Pero los campos de refugiados tampoco son lugares seguros. Un afgano, que desea permanecer en el anonimato por razones de seguridad, huyó de su país hace muchos años y se convirtió en cristiano mientras vivía en un campo de refugiados. Contó a un colaborador de Puertas Abiertas que, cuando la comunidad musulmana del campo descubrió que se había convertido en cristiano, fue amenazado y atacado violentamente. Sin embargo, sigue compartiendo su fe con los que le rodean y trata de apoyar a los creyentes que viven bajo una presión extrema.

Fuente: Puertas Abiertas

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.