Día Mundial de la Religión

Publicado enero 12, 2022, 2:00 pm
9 mins

Cada tercer domingo de enero se celebra internacionalmente el Día Mundial de la Religión. Este día fue establecido con la finalidad de que reflexionar acerca de la importancia de la tolerancia que debe de existir entre las personas y las distintas comunidades y naciones sobre el tipo de religión que profesan, con el principal objetivo de evitar la generación de cualquier tipo de conflicto y, a su vez, fortalecer la observancia y promoción de la Libertad de Religión a lo largo y ancho del mundo. Por ello mismo, veremos una vez más en qué consiste este derecho universal, porque es necesario para la sociedad y qué acciones se han tomado concretamente desde Conciencia Nacional por la Libertad Religiosa para promoverlo y protegerlo.

En primer lugar, podemos mencionar que cuando hablamos de Libertad Religiosa, hecemos referencia a aquel derecho humano que reconoce la libertad de todas las personas para elegir su religión o bien elegir no profesar ninguna, sin que esto sea motivo de discriminación alguna. En otras palabras, es el derecho que tienen creyentes, agnósticos y ateos de vivir, actuar y expresar sus creencias de manera libre frente a los poderes públicos y sociales. Esta libertad garantiza la convivencia armónica entre las diferentes religiones y grupos sociales. Cuando se la fomenta se promueve el respeto y la tolerancia hacia los diferentes grupos, valores, creencias que profesan las diferentes religiones, previniendo así, la discriminación y la intolerancia religiosa. Esta libertad convive con otras libertades e intereses sociales. 

En palabras de Jorge Goddard, investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas y profesor en la Universidad Panamericana de México, la Libertad Religiosa es la libertad de optar por una religión y de practicarla, mediante los actos de culto, la conformación de la propia vida, la asociación entre creyentes y la difusión de la misma por medio de la enseñanza y los diversos medios de comunicación pública. Asimismo, Goddard sostiene que la Libertad Religiosa es mucho más compleja y profunda que el simple hecho de poseer libertad para elegir un credo: la elección de una religión no es un acto que se agote en sí mismo, pues implica la práctica posterior de una serie de actos que son consecuencia de la adopción de una religión, de modo tal que la libertad religiosa no se agota en la opción por una religión, sino implica la libertad de practicar los actos que son consecuencia de la opción religiosa. 

Por otro lado, debemos tener en cuenta que tanto la Libertad Religiosa, como demás libertades fundamentales vinculadas a ella (tales como la Libertad de Conciencia o la Libertad de Expresión) son esenciales para construir una sociedad saludable, tolerante y diversa. La Libertad de Religión se caracteriza por permitir que prosperen distintas religiones y creencias. Al mismo tiempo, esta libertad salvaguarda y promueve los derechos de todos los grupos y de todas las personas, entre ellas las más vulnerables, sean éstas religiosas o no. Todas las personas, sin importar su credo, tienen el derecho a profesar o no su religión y sus creencias libremente, creando, de este modo, un escenario de igualdad. Por otro lado, la Libertad Religiosa es importante, ya que no se puede ignorar que en todas las sociedades del mundo, la religión ocupa un lugar vital, desde guías espirituales hasta actores altamente involucrados en la resolución de problemáticas sociales y políticas que afligen a sus comunidades. Es por ello mismo que con el objetivo de ejercer su influencia positiva, las organizaciones religiosas y las personas necesitan un espacio físico, social y legal para practicar su religión. Todas las voces deben escucharse en el ámbito público. No se deben callar ni las voces religiosas ni las seculares. La religión no es tan sólo la adoración privada, sino que también se vincula estrechamente con la expresión pública sobre temas sociales y morales

La importancia de esta Libertad es de tal magnitud que actualmente se encuentran numerosos instrumentos legales, tanto nacionales como internacionales, que la protegen y promueven. Entre ellos, nos podemos encontrar con: la Constitución Mexicana (art. 1, art. 24, art 130), la  Declaración Universal de los Derechos Humanos (art 2, 18 y 26), la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas,  la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Art1, 12, 13,16,22 y 27),  el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Declaración Americana  de los Derechos y Deberes del hombre (art 3 y 22), la Convención sobre los Derechos del Niño, la Declaración sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones, la Convención internacional sobre la eliminación de todas formas de discriminación racial y la Convención para la prevención y sanción del delito de genocidio.

A pesar de todo ello, hoy en día una gran parte de las personas creyentes en México sufre o ha sufrido de descriminación debido a su religión. De acuerdo con datos provistos por el INEGI, 2 de cada 10 personas sientan poca o nula libertad para expresar libremente sus creencias, hecho que ha llevado a que la los motivos religiosos se hayan convertido en la segunda causa de discriminación en México. 

Frente a este delicado panorama, debemos preguntarnos: ¿qué hace Conciencia Nacional para promover y defender este derecho humano y, a su vez, intentar cambiar esta realidad? La fundación Conciencia Nacional por la Libertad Religiosa (CNLR) trabaja desde el 2016 por a una sociedad sin discriminación, en donde impere el respeto, la protección y la garantía de la Libertad Religiosa en todo México. Para ello, tiene como principal misión promover la Libertad Religiosa como derecho humano por medio de la educación, difusión, asesoría y la creación de espacios de diálogo entre la sociedad, líderes religiosos y funcionarios públicos. 

Actualmente, la Fundación cuenta con 4 grandes líneas de acción para cumplir con su objetivo. El primero de ellos es Educación y Difusión; el segundo consiste en la Asesoría a Líderes Religiosos; en tercer lugar, se encuentra la Asesoría a Funcionarios Públicos; y finalmente, la Colaboración Internacional.

 Frente a todo lo mencionado anteriormente, queda claro que cada tercer domingo de enero es un día clave para impulsar tanto la reflexión como la acción para la protección y promoción de esta libertad tan importante para la integridad y salud de la sociedad mexicana.

Fuente: Sala de Prensa CLNR

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.