Religión y Fe: los nuevos blancos del ciberacoso

Publicado noviembre 09, 2021, 11:16 am
13 mins

Hoy en día el internet se ha vuelto una herramienta fundamental para nuestras vidas, gracias a ella podemos realizar acciones que años anteriores eran impensadas, desde una extensa búsqueda de información hasta conectarse con personas a cientos y miles de kilómetros de distancia. Sin embargo, en el último tiempo los usuarios del internet han visto el surgimiento de nuevas problemáticas nunca antes vistas, especialmente, el ciberacoso. Frente a ello, analizaremos cómo la religión y las creencias de las personas se han convertido en uno de los principales blancos del odio e intolerancia que rondan en el internet. 

¿Qué es ciberacoso?

En primer lugar, debemos entender a qué nos referimos cuando hablamos de ciberacoso. De acuerdo con UNICEF, el ciberacoso consiste en el acoso o intimidación a través de las  diferentes tecnologías digitales existentes. Puede ocurrir por medio de las redes sociales, las plataformas de mensajería, los teléfonos móviles, e incluso, en las plataformas de juegos. En sí, es un comportamiento que se caracteriza por su constante repetición y los sentimientos de temor, enfado y/o humillación sobre las personas que los sufren. El ciberacoso puede tomar formas muy diversas, tales como la difusión de mentiras, publicación de fotografías vergonzosas de alguien en las redes sociales, el envío de mensajes hirientes o amenazas a través de las plataformas de mensajería, el hecho de hacerse pasar por otra persona y enviar mensajes agresivos en nombre de dicha persona, entre otras formas. 

El acoso por motivos religiosos

Teniendo en cuenta en qué consiste el ciberacoso propiamente dicho, debemos preguntarnos si la religión representa un motivo de causa para que las personas padezcan este tipo de acoso en internet. Lamentablemente, la respuesta a esta interrogante es un . De acuerdo con un estudio llevado a cabo por el think tank norteamericano, Pew Research Center, ​​solo en 2020 más del 41% de los adultos estadounidenses han dicho haber sido acosados en línea. Aquellos que han sido sujetos a estas experiencias mencionan una serie de razones por las que fueron atacados, y un 19% afirma que el acoso al que se enfrentaron se debió, principalmente, a su afiliación religiosa. La situación se torna aún más preocupante cuando se observa a los estadounidenses en general, no solo a aquellos que han sido acosados en línea, ya que las personas víctimas de ciberacoso por motivos religiosos alcanza la cifra del 8% de la población general de los Estados Unidos de América. 

Cuando se realiza una comparación con estudios anteriores, se puede evidenciar como la tendencia no disminuyó, sino que se encuentra en aumento. En general, esto representa un alarmante crecimiento de quienes afirman que fueron objeto de acoso en línea debido a su religión desde la última vez que se realizó este mismo estudio en 2017. En aquel año, el 12% de los que habían experimentado acoso en línea dijeron que creían que eran objetivo debido a su religión, lo que representaba un 5% de la población adulta de todo el país, en comparación con el 8% actual. 

Específicamente, se preguntó a los adultos si alguna vez habían experimentado alguno de los siguientes comportamientos abusivos en línea: amenazas físicas, acecho, acoso sostenido, acoso sexual, insultos ofensivos o vergüenza intencional. Asimismo, quienes respondieron que habían padecido al menos uno de estos problemas, se les preguntó por qué pensaban que habían sido atacados.

Cuando se analizan los resultados en detalle, se puede observar que los evangélicos registraron las cifras más altas de acoso en línea (29%), por su parte, el acoso contra los católicos representó el 15%, un 21% sobre las personas que se identifican así mismas como ateas, un 23,6% sobre creyentes musulmanes y un 15,4% sobre miembros de la comunidad hindu

Consecuencias del Ciberacoso

Frente a este panorama tan desalentador descrito anteriormente es necesario mencionar que las consecuencias de este tipo de acoso trasciende las pantallas. De acuerdo con el Grupo de trabajo interparlamentario norteamericano para combatir el antisemitismo en línea el odio que vemos en línea no se reduce a una charla inofensiva relegada a los rincones oscuros de Internet; sino que a menudo se derrama en las calles y la propaganda peligrosa puede trascender rápidamente las fronteras geográficas de cualquiera de nuestros países. Es por ello mismo, que para frente a un problema global, como es el odio, se requiere, por lo tanto, una solución global.

Asimismo, UNICEF remarca las diferentes formas en que el acoso cibernético puede afectar la vida de la víctima: cuando el acoso ocurre en línea, la persona se siente como si la estuvieran atacando en todas partes, hasta en su propia casa. Puede parecerle que no hay escapatoria posible. Las consecuencias pueden durar largo tiempo y afectar a la víctima de diversas maneras:

  • Sentimientos de preocupación, vergüenza, y hasta enfadado.
  • Emocionalmente. Se siente avergonzada y pierde interés en lo que le gusta.
  • Físicamente. Se siente cansada (pierde el sueño) o sufre dolores de estómago y de cabeza.
  • Sentirse objeto de burla o de acoso puede impedir que la víctima hable con franqueza o trate de resolver el problema. 

El rol de las redes sociales 

Gran parte del ciberacoso se produce por medio de las redes sociales, es por ello mismo que es fundamental implementar herramientas de identificación de posibles casos de ciberacoso para que la víctima pueda pedir ayuda a tiempo y, a su vez, castigar a los responsables. A pesar de que en los últimos años se ha tomado una mayor conciencia, tanto por la comunidad del internet, como así también por las autoridades gubernamentales y compañías dueñas de las redes sociales más importantes, el acoso en línea sigue siendo un problema que aún falta mucho trabajo para resolver definitivamente. Recientemente, se han registrado en varias plataformas, diversas formas de acoso por el simple hecho de profesar un credo determinado: Muchos usuarios de TikTok, por ejemplo, se encuentran con comentarios antisemitas a pesar de las afirmaciones de la compañía de que “se opone firmemente al antisemitismo y no tolera el odio en ninguna forma”. Twitter se ha negado a señalar los tweets recurrentes del líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, que piden la eliminación de Israel. Según Twitter, las publicaciones de Khamenei simplemente equivalen a “alardes de política exterior sobre cuestiones políticas económicas”.

Mientras tanto, Google no ha dejado en claro cómo planea evitar que su algoritmo produzca resultados de búsqueda horribles y ofensivos sobre judíos y el Holocausto. Si bien Facebook hizo el importante anuncio de eliminar la negación del Holocausto en su plataforma, aún quedan un gran número de páginas que distorsionan o niegan los hechos del Holocausto. 

¿Que puede hacerse para combatir el ciberacoso por motivos religiosos?

No existe un único método para combatir esta preocupante problemática, sin embargo, de acuerdo a diversos expertos, la educación, la concientización, la celebración de las diferencias, y el papel de la comunidad, escuela y padres representan uno de los mejores caminos a tomar al momento de luchar contra el acoso en línea. 

  • Educación: es uno de los métodos transversales en la lucha contra el ciberacoso. Cuando se les pregunta a los profesionales de la juventud qué se debe hacer para prevenir el acoso basado en la fe, siempre mencionan una mayor educación y conciencia. La educación de los jóvenes, debe consistir en enseñarles a ver a los demás como personas de igual dignidad que merecen ser respetadas. Asimismo, es necesario educarlos sobre los derechos humanos, los de la justicia y la paz.
  • Campañas en línea: en segundo lugar, las organizaciones sin fines de lucro basadas en la fe deben organizar campañas digitales, las cuales poseen altas probabilidades de convertirse en virales y aumentar la conciencia sobre las religiones y costumbres, al tiempo que destacan las personas y creencias increíbles detrás de la tradición de la fe.
  • Celebrar las diferentes religiones: la escuela es el espacio perfecto para lograr este objetivo. La institución puede, y debe, celebrar una variedad de días festivos que tienen un significado religioso. La celebración no significa solo un día libre de clases. Significa facilitar una comprensión más profunda de la historia y la importancia de ese día especial para los de cierta fe.
  • Asegurar la participación tanto de la escuela como de la propia comunidad: finalmente, sabemos que cualquier esfuerzo contra el acoso escolar debe apuntar a toda la comunidad y lograr que las familias se involucren conectado intencionalmente a las escuelas con comunidades.

Todo lo mencionado anteriormente deja en evidencia cómo la intolerancia y el odio no se limita única y exclusivamente al mundo físico, sino que logra adaptarse a todas las formas posibles. Es por ello mismo, que los esfuerzos no deben de ser solitarios, sino colectivos, para erradicar esta problemática de raíz. 

El anterior texto fue elaborado con información extraída de Pew Research Center, CNN y Cyberbullying Research Center

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.